LA VIDA SIN TI

A Adriana

Et bene discedens

dicet placideque quiescas,

terraque securae sit super ossa levit

Abro hoy los ojos y en mi habitación hay niebla. Una niebla densa que me impide delimitar los perfiles, todo está borroso. Escucho en la calle ruidos familiares, automóviles, voces, el ruido del viento y tengo la sensación de que sobran. Hoy todo debería estar en silencio. El sol debería haberse apagado. Faltas tú y el mundo no se ha detenido, un despropósito a unir  al de tu marcha.

Conocerte cambió nuestras vidas, modificó nuestra existencia, nos hizo mejores. Te hemos querido, te queremos y sé que tú nos has querido y nos quieres. En este trasvase de amor tuvimos momentos felices Sigue leyendo