PROPOSITOS

Tengo la cabeza llena de un archivo potente y extenso de olores. Uno que siempre me ha fascinado y se ha convertido en una adicción es el del papel impreso, el de las librerías, el de las papelerías. Cuando compro un libro hay dos cosas básicas que hago. Una acariciarlo, pasar las manos por las guardas, por el lomo, notar la sensación que me produce el cogerlo; otra, abrirlo y sentir su aroma. Sigue leyendo