LA FERIA DEL CAMELLO DE PUSHKAR

Brahma, el creador del universo, dejó caer los pétalos de una flor de loto que al contacto con la tierra hicieron brotar el lago Pushkar.  Rodeándolo se estableció la pequeña ciudad (15.000 habitantes) del mismo nombre situada en el Rajastán indio.

En los gats por los que se accede a las aguas se congregan numerosos peregrinos y sacerdotes. El carácter sagrado de esta ciudad impone la prohibición del consumo de carne o alcohol.

En una extensa superficie arenosa, en las afueras de Pushkar, se celebra anualmente la feria del camello. Es un mercado de animales, camellos fundamentalmente, que congrega a más de 200.000 personas y unos 50.000 animales.

FAMILIA

FAMILIA LLEGANDO A LA FERIA DEL CAMELLO. PUSHKAR. RAJASTAN. INDIA

Durante tres días, que coinciden  con la luna llena del mes de Kartika — calendario lunar de la cronología hindú— se suceden transacciones comerciales acompañadas de comercio de alimentos para personas y animales, músicos, puestos de feria, peregrinos, turistas y curiosos.

Aparecen familias enteras en carros tirados por camellos decorados para el momento, que montan tiendas en las que residirán mientras dure la feria.

Carro decorado. Fiesta del camello. Pushkar.

CAMELLO Y CARRO DECORADO. FERIA DEL CAMELLO. RAJASTAN. INDIA

El mágico espectáculo lleva a tiempos remotos. Rostros, turbantes, saris, túnicas, un mundo extraño, colorido, lleno de exotismo.

El sol está cayendo mientras no cesan de llegar personas y camellos. Los expertos pasean observando los animales recién llegados; palpan, abren bocas, examinan las patas, estudian los dientes esquivando los amagos de mordiscos de camellos resabiados.

PASTORES

PASTORES DE CAMELLOS. PUSHKAR. RAJASTAN. INDIA

Comienzan poco a poco las transacciones que accidentalmente también me incluyen, un pastor quiere cambiar mi equipo fotográfico por un camello. Lenguaje de gestos divertido que también sirve para elogiar el soberbio mostacho rajputí de un camellero.

Sentado sobre un montículo contemplo extasiado la gran explanada al atardecer, un paisaje envuelto en polvo dorado iluminado por el sol casi en el horizonte. Camellos, caballos, personas, fuegos, tiendas, sonidos de lenguajes extraños; un panorama que bien pudiera haber sido extraído de sueños infantiles, de películas y cuentos mágicos.REBAÑO2

Junto a las jaimas, las mujeres han encendido hogueras y comienzan a cocinar la cena. Los pastores llevan los animales a los depósitos de agua colocados como abrevadero, compran cantidades ingentes de forraje para los camellos o, agachados en cuclillas, charlan en grupos.

FORRAJE

PUNTO DE VENTA DE FORRAJE PARA LOS CAMELLOS. PUSHKAR. RAJASTAN. INDIA

En el lago sagrado se escuchan los cantos rituales de los sacerdotes.

Estoy en Pushkar, la ciudad sagrada, la flor de loto que cayó de las manos de Brahma.

GATS

GATS DEL LAGO SAGRADO DE PUSHKAR. RAJASTAN. INDIA

 

© Chuan Orús 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s